. .
Homepage Acerca de Herejías Galerias Curadores Herejías, el Libro Base de Datos Selección para Museos Programa Educativo Museos Participantes Comenta y cuenta Noticias Contacto

Programa Educativo

conferencias mesas redondas talleres

Todos los elementos del Programa Educativo, son únicamente referencias y guías que proponemos para que su museo considere sus propias actividades.
conferencia
conferencia 2
conferencia 3
conferencia 4
conferencia 5
conferencia 6
conferencia 7
conferencia 8
conferencia 9
conferencia 10
 

CONFERENCIA 7

Título
La lectura e interpretación de la imagen fotográfica en la actualidad

Público:
A toda persona que desee entender mejor lo qué significa leer u observar imágenes en la pantalla a diferencia de verlas en una publicación o una pared.

Objetivo:
Con el auge de la fotografía digital, hoy en día se producen millones de fotografías cotidianamente que se insertan en pantallas y redes de comunicación cibernéticas. La mayoría de los que producen esas imágenes desconocen que una fotografía, generalmente, necesita estar ligada a otras o a un contexto como la palabra o un sonido, pues corre el riesgo al no estar anclada, de perder su significado y su sentido.

Una persona que observa una imagen que no fotografió o que no lo representa, puede imaginarse las intenciones del fotógrafo, pero si no le llama la atención la fotografía lo más seguro es que la deje pasar; finalmente, hay millones de imágenes por ver. Las intenciones del fotógrafo tal vez no se pueden entender, a menos de que éste se encuentre presente, o haya escrito un texto o grabado un audio o estén en una buena edición. Debido a esto, la edición de imágenes ha sido tan importante para los fotógrafos, debido a que es la que le da un sentido a sus ideas.

La mayoría de las fotos que se encuentran inmersas en sitios públicos de Internet son acomodadas por los sistemas en plantillas para poderlas clasificar y administrar, este acomodo lo decide el programador del portal que regularmente sólo piensa en la funcionalidad.

Como comenta Peter Marx en el editorial #83:
“Cada foto es reformateada y re-contextualizada de acuerdo a la voluntad de Facebook, sin importar las intenciones del fotógrafo. La página es creada mediante software que captura datos y los comentarios de un gran número de usuarios que desconocen a los fotógrafos o sus intenciones. El software determina el tamaño, formatos, colores, organización y orden de acuerdo a sus propias reglas internas. Más aún, el sistema agrega meta-datos a la foto con los cuales ayuda (o confunde) a la interpretación de la imagen. Cosas similares suceden en todas las redes sociales en línea en la actualidad.”

Esto nos hace pensar en cuántas imágenes están a la deriva, metidas en discos duros sin clasificar, o clasificadas bajo un criterio distinto al del fotógrafo. Esto no quiere decir que no existan propuestas muy interesantes, que se publican en línea y que permiten que muchas personas que antes no tenían un campo de expresión ahora muestren sus imágenes, pero en general la publicación es muy confusa.

El fotógrafo tiene un compromiso con su trabajo, sea profesional o amateur y ése es comunicar ideas por medio de imágenes. Sin ebmargo, hay circunstancias nuevas que merecen una reflexión, como agrega Peter Marx en la misma editorial:

“Los fotógrafos deben verse a sí mismos como creadores de imágenes visuales. Muy parecido a lo que hacen los guionistas, ellos se encuentran al principio del proceso, pero muy rara vez o nunca, se involucran en el final cuando su trabajo ya es visto por alguien. Esto podrá ser frustrante, pero la tecnología quita cada vez más poder a los creadores de contenido. Estas mismas frustraciones son compartidas por músicos, cineastas, artistas y todos aquellos cuyo medio pueda ser digitalizado.

Los fotógrafos podrán mantener todavía alguna influencia, pero ciertamente ninguna autoridad.”


Antes se entendía que el fotógrafo no era el que tomaba la foto solamente. Era aquel que investigaba qué fotografiar, que reflexionaba en cómo fotografiarlo, que después seleccionaba las mejores imágenes para transmitir sus ideas y finalmente sabía en dónde y cómo mostrarlas para que su visión se comunicara lo más claro posible.

Como menciona Diego Goldberg en el editorial #86:
“Se está produciendo un lento (?) pero inexorable éxodo hacia los medios electrónicos. Y aún cuando el papel de pulpa de árbol se transmute en papel de tinta electrónica y se quiera seguir llamando papel, el hecho es que será una de las nuevas formas que adoptarán las pantallas. Porque de eso se trata: e-ink, iphone, tableta, computadora, TV, pantalla plana o de proyección, vayamos haciéndonos a la idea que este será el soporte de difusión de la información y estos los lugares donde la fotografía seguirá expandiéndose.

Es demasiado obvio y no necesita explicación: una sola imagen no alcanza para explicar un tema complejo. No todas las fotos tienen el mismo “valor’, sea por su forma como por su contenido. El tamaño importa y mucho. Cada imagen necesita de un tamaño ideal para expresarse.

Una historia, sea en el medio que sea - texto, cine, TV, música – tiene una estructura dramática. Tiene principio y fin, desarrollo, énfasis, elementos importantes y otros no tanto, temas centrales y temas laterales, personajes, climas, etc. Son todas herramientas que quien relata utiliza para transmitir mejor y de manera más efectiva lo que quiere decir.

Mirar una fotografía es un acto “voluntario” y el tiempo que uno elige pasar en cada una es decisivo. Uno se detiene, penetra en ella, trata de leer, de entender, de descubrir. Hay que descifrar la información. Esto dispara ideas y sentimientos y a su vez esto hace que se graben en la memoria. Aquí está sintetizado el poder de la imagen fija.

Esta es tarea de los programadores, diseñadores, editores, fotógrafos y escritores. Hay que repensar la utilización de la fotografía en este nuevo medio. Debemos encontrar otras maneras de contar nuestras historias que vayan más allá de la secuencia de imágenes.

La fotografía está pasando por un momento de expansión extraordinaria pero si no jerarquizamos su utilización en los medios quedará en meras ilustraciones para adornar las páginas web o en una versión castrada de un programa de televisión.”

Duración:
Alrededor de una hora.

Perfil del expositor:
El expositor necesita tener conocimientos de fotografía, de historia de la imagen fotográfica y realizar una investigación directa con los creadores de Herejías para entender el proyecto y poder explicarlo ampliamente.

Materiales:
Un video proyector y computadora en caso de que el expositor lo necesite.


Patrocinado por:

patrocinio

Derechos reservados de todo el Web Site © Copyright 2008 Pedro Meyer. Uso sólo bajo permiso